MILENIO AZUL
Círculo Nuevo Criterio

 

T E M A S

PROGRESISMO DE SALÓN
José Antonio Cavanillas      

                                                                                                                            
                                                                                                                        

No confundamos los términos. Una cosa es el progreso y otra muy distinta el progresismo. Progreso es el avance, el perfeccionamiento, la acción de ir hacia adelante.
Por lo tanto, progreso es que hoy la medicina nos libre de muchas enfermedades que no hace mucho eran mortales. O que hoy el dentista nos intervenga con anestesia en vez de en vivo. O que hoy recorramos en unas horas las mismas distancias para las que nuestros abuelos necesitaban días. O abrir un grifo y que salga agua potable o enviar mensajes a la otra esquina del planeta pulsando una tecla.
Todos somos partidarios del progreso. Nadie hay que prefiera la enfermedad a la salud, la suciedad a la higiene, la ignorancia al conocimiento.
Pero es importante no confundirlo con el progresismo; esa subespecie de religión laica creada por quienes pretenden hacer del progreso su patrimonio privado, condenando a los demás a la categoría de enemigos del avance y amigos de lo antiguo. Su enunciado podría resumirse en que todo cambio en la sociedad es bueno por el mero hecho de ser un cambio. No admite razonamiento en contra. Se trata por lo tanto, de una superstición como otra cualquiera y como tal comparte todas sus características: es una creencia, es contraria a la razón, entraña una fe desmedida en sus postulados, es inatacable bajo pena de excomunión y legitima a sus fieles para descalificar a sus críticos directamente con el insulto, sin necesidad de argumentación.
¿Cómo diagnosticar la superstición progresista; de esta nueva familia Repollino?
Es muy fácil: sus postulados al contrario que los auténticos “repollinos” del cómic, siempre acaban o en estupidez o en barbarie.
Veamos algunos de los cambios sociales propuestos por la superstición progresista:

Hay que acabar con la desigualdad de los sexos en los cargos políticos. Ha de establecerse por ley que los ministros, candidatos electorales y otros cargos se repartan al 50% entre hombres y mujeres independientemente de la valía de cada persona. Esto obliga a meter con calzador a incapaces de uno u otro sexo desplazando a capaces de uno u otro sexo con el fin de ser artificial e injustamente equitativos.
Diagnóstico: estupidez.

Hay que acabar con la discriminación que sufren los homosexuales por no poder casarse, aunque ello entrañe la mojigata cursilada de poner en pie de igualdad con el matrimonio, que por naturaleza está destinado a perpetuar el género humano y por función social a crear el núcleo familiar base de toda sociedad, a las parejas incapaces de procreación por imperativo biológico -aunque luego, incoherentemente, pretendan que la imposibilidad reproductiva voluntariamente elegida se solucione mediante la equiparación también a efectos de adopción-. Que triunfe el amor. Cualquier otra consideración sobra.
Diagnóstico: barbarie.

Las categorías de padre y madre han sido heredadas de épocas pasadas y por lo tanto son reaccionarias. Además, ya no tienen sentido en una sociedad en la que las familias pueden articularse de muchas formas aunque para ello sea necesario dar la espalda a la naturaleza. Por ello hay que inventar nuevos conceptos asépticamente asexuados como progenitor A y progenitor B.
Diagnóstico: estupidez.

La sacrosanta libertad de cada individuo para hacer lo que quiera con su cuerpo no puede verse limitada por consideraciones morales. Por lo tanto, esa ilimitada libertad exige que sea legítimo asesinar al hijo no nacido.
Diagnóstico: barbarie.

Hay que acabar con el sexismo en el lenguaje. Es inadmisible que en esta época de igualdad entre los sexos y las sexas sigan utilizándose palabras y palabros masculinas y masculinos que engloban a ambos y a ambas. Por ello hay que dictar normas y normos para sustituir en los juzgados y juzgadas, ministerios y ministerias y demás organismos y organismas, los términos y términas masculinos y masculinas por equivalentes y equivalentas en neutro y neutra. Así nadie se sentirá ofendido y ofendida y todos y todas se darán por incluidos e incluidas.
Diagnóstico: estupidez.

Hay que eliminar el esfuerzo, la valía, la inteligencia, la diferencia personal entre los alumnos, para conseguir una sociedad más igualitaria. Es decir: un igualadísimo rebaño de incapaces. Para conseguirlo se exigirá lo mínimo y se aprobará a todo el mundo. Además como la historia, la lengua, la literatura, la religión, la filosofía y las humanidades en general no sirven para nada, se valorará sobre todo saber multiplicar y dividir, apretar tornillos y tener soltura con videojuegos y la “play”. Así estarán preparados para el mundo de las nuevas tecnologías, que es lo que cuenta.
Diagnóstico: barbarie.

Siga poniendo ejemplos usted mismo, progresista lector. Es exacto e infalible como una regla matemática.
En los años 50 en el mundo de la historieta gráfica, se puso de moda el tema de las familias. Así surgieron La Familia Cebolleta y su famoso abuelo el que cuenta historias de tiempos pretéritos. La Familia Trapisonda con Pancracio, Leonor y la criada Robustiana… La familia Repollino que estaba compuesta por Ataulfo (el patriarca de la casa), su mujer (Venancia), el niño, la niña y su querido cuñado, hermano de Venancia y un holgazán de mucho cuidado. 
¿A que suena a chiste?
Pues no. Es progresismo. La nueva gilipollez inventada por esta suerte de majaderos que nos toca en desgracia padecer en esta España que prefirió el suicidio intelectual del Nuevo Amanecer y quedarse anclada en este compendio de mediocridad, estulticia, ramplonería. Cualidades éstas, de las que sus apóstoles hacen gala un día sí… Y otro también.

Y ya puestos, tendremos que erigirnos en Capitán Trueno del siglo XXI, que con sus amigos Goliath y Crispín y en ocasiones también por Sigrid, novia de Trueno y reina de la isla de
Thule, se dedica a recorrer el mundo en busca de aventuras que le permitan plasmar su condición de defensor de la justicia y liberador de los oprimidos.

Defensores de la justicia, la FE y la Razón tendremos que ser, si no queremos hundirnos en el pozo de inmundicia en que nos está sumiendo esta dictadura de amanerado, de lo complejín, de lo políticamente correcto… Del progresismo rancio, sectario y borreguil impuesto por estos delincuentes habituales que “okupan” las instituciones públicas y desde ellas, no hacen sino verter hediondez a diestro y siniestro.

                                                                                                                             

                                                                                                                          
A Página Principal

           

NUEVO CRITERIO - MILENIO AZUL
Apartado de Correos 47  -  15080 La Coruña, España
milenioazul2000@yahoo.es